informes

Cambio climático

Diversos países y comunidades de todo el mundo ya están sufriendo fuertes impactos derivados del cambio climático, entre los que se incluyen sequías, inundaciones, desastres naturales más frecuentes e intensos, y aumento del nivel del mar. Y los sectores más vulnerables son los más afectados.

El cambio climático se está convirtiendo en un potente factor impulsor de las migraciones internas.

  • Según el informe GroundswellPrepararse para las migraciones internas provocadas por impactos climáticos, (i) publicado recientemente por el Banco, para 2050 más de 143 millones de personas de tres regiones (África al sur del Sahara, América Latina y Asia meridional) podrían verse obligadas a trasladarse dentro de sus propios países para escapar de los impactos de evolución lenta del cambio climático, como el estrés hídrico y la reducción de las cosechas.
  • Mediante una acción concertada, que incluya esfuerzos mundiales para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y una sólida planificación del desarrollo en los países, esta cifra de 143 millones podría reducirse significativamente, hasta en un 80 %, es decir, 100 millones de personas menos.

El financiamiento que se necesita para encarar una transición ordenada hacia una economía mundial resiliente y de bajo nivel de emisiones de carbono se estima en el orden de los billones de dólares, no de miles de millones.

Las iniciativas contra el cambio climático ofrecen una enorme oportunidad para procurar un desarrollo mundial sostenible, con posibilidades de inversión del orden de los billones de dólares y la capacidad de impulsar la innovación y crear industrias ecológicas y nuevos empleos.

Para alcanzar los objetivos planteados en el Acuerdo de París, se necesitará la acción internacional concertada en una escala y velocidad sin precedentes.

  • Solo será posible alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) si se abordan junto con el cambio climático. El mundo pronto necesitará alimentar a 9000 millones de personas a la vez que reduce las emisiones; deberá brindar acceso al servicio eléctrico a 1100 millones de personas al tiempo que inicia una transición para dejar de utilizar combustibles fósiles, y tendrá también que prepararse para albergar a 2000 millones de nuevos residentes urbanos a la vez que reduce la huella de carbono de las ciudades y mejora la resiliencia urbana.

Las medidas en el área de las políticas, incluida la fijación del precio del carbono, pueden contribuir a generar incentivos para el cambio.

  • La fijación de precios para el carbono representa una opción normativa simple, justa y eficiente para abordar el cambio climático. También puede generar beneficios adicionales, al reducir la contaminación del aire y la congestión de tránsito, evitando a la vez los costos adicionales que conllevan las medidas correctivas asociadas con trayectorias de crecimiento con niveles elevados de emisión de carbono.
  • En lo que respecta a las empresas, la fijación del precio del carbono les permite gestionar los riesgos, planificar sus inversiones de bajo nivel de emisión e impulsar la innovación. Según la edición más reciente del informe State and Trends of Carbon Pricing (Situación y tendencias de la fijación del precio del carbono), se  han puesto en marcha ocho nuevas iniciativas para fijar precios para el carbono, y se prevé implementar otras dos en 2018. Esto lleva a 47 el total de iniciativas de fijación de precio del carbono ya implementadas o previstas. En total, 67 jurisdicciones (que representan cerca de la mitad de la economía mundial y más de la cuarta parte de las emisiones mundiales de GEI) han fijado un precio para el carbono.
  • No obstante, para lograr una transformación de las inversiones en la escala necesaria, debe ampliarse la cobertura de este tipo de esquemas, y los precios deben elevarse. En la actualidad, en el 85 % de todas las modalidades utilizadas para establecer precios para el carbono se fija un valor de menos de USD 10 por tonelada de COequivalente.
  • La Comisión de Alto Nivel sobre los Precios del Carbono, (i) presidida por Joseph Stiglitz y Nicholas Stern, concluyó en mayo de 2017 que si para 2020 se estableciera un precio de entre USD 40 y USD 80 por tonelada de COequivalente, y se lo incrementa a entre USD 50 y USD 100 para 2030, se podría alcanzar el objetivo central del Acuerdo de París, es decir, mantener el aumento de la temperatura mundial por debajo de los 2 °C.

http://www.bancomundial.org/es/topic/climatechange/overview#1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *